Category Archives: Uncategorized

Presentació a Menorca del monogràfic TOT INCLÒS

Diari monogràfic TOT INCLÒS

logo_totinclos_web Des de fa dècades l’activitat turística és la capdavantera de l’economia balear, la qual ha anat copant cada vegada més presència al llarg dels anys arraconant les altres activitats. Però, no ha estat fins a l’adveniment de la present crisi, on la destrucció econòmica ha afectat principalment a la indústria, al petit comerç i als serveis públics, que una imparable locomotora turística s’ha apropiat de gairebé tots els vagons de l’economia. Així les coses, la major part del nostre Producte Interior Brut, i en conseqüència també la major part de la classe treballadora, depèn de la massiva arribada de turistes (enguany les previsions apunten a més de 13 milions). Transcorreguts 6 anys des que la crisi punxà la bombolla creditícia i immobiliària i aquí a les illes coronà al turisme com a rei absolut de la nostra economia, el balanç no pot ser més negatiu. L’alta taxa d’atur s’ha convertida en habitual i els llocs de treball creats, la gran majoria en aquest sector, són cada vegada més precaris. En canvi, els beneficis de la totpoderosa indústria turística balear han batut rècords. Per exemple, el dia 20 d’abril Diario de Mallorca publicava que durant els anys 2011 i 2012 els beneficis registrats dels hotels (una gran part no es declaren perquè van a parar als paradisos fiscals) augmentaren un 55%, quan en aquest mateix interval de temps només apujaren en un 5,4% la seva despesa en personal (que cada vegada ha d’acceptar condicions més precàries). Tot això no ha fet més que disparar la desigualtat social i la nostra dependència política i econòmica dels qui manegen i gestionen els fluxos del turisme. D’aquesta manera es fan ben comprensibles les diferents lleis en favor d’aquests que tan l’actual com el passat Govern Balear decretaren. En conclusió, la visita rècord de 13 milions de turistes ens ha fet més pobres i més lligats políticament als designis de l’oligarquia hotelera. A més, com sabem, la factura mediambiental i energètica que pagam per poder acollir tal quantitat de calcetins i sandàlies no ha deixat de parar. Així, amb la llei Delgado la destrucció més aberrant es veu legalitzada. Les urbanitzacions de Canyamel i Ses Fontanelles en són bons exemples. Per altra banda, no podem obviar la banalització de tot el que trepitja el turisme, així com la forta agressió a les cultures pròpies que provoca. Davant aquest panorama, trobam que la ciutadania crítica amb aquest model de societat que ens imposa el monocultiu turístic patrocinat per les elits locals i internacionals, l’ha de posar ja en qüestió i per extensió al sistema polític i econòmic que el fa possible: el capitalisme.

La present crisi ha provocat la gairebé total aniquilació del ja irrisori teixit productiu propi. D’aquesta manera, la potent indústria turística ha estat l’únic sector que no s’ha vist afectat, al contrari, encara ha agafat més força i a hores d’ara ha esdevingut en l’anomenat monocultiu econòmic, en l’únic sector capaç de generar ocupació i grans beneficis als empresaris.
Tot això ja feia anys que es coïa i només ha bastat que punxàs la bombolla immobiliària i creditícia per topar-nos de cara en la crua realitat econòmica i social que les nostres elits han cuinat.
Així les coses, els designis actuals ens duen a la total dependència del turisme, dels qui manegen, gestionen i serveixen aquests fluxos de masses humanes, amb les conseqüències polítiques, socials, energètiques i mediambientals que té tot això. En conseqüència, la ciutadania crítica d’aquestes illes convé que posi al centre del debat polític aquest model.
Tot Inclòs, un diari monogràfic crític i qüestionador del turisme, pot servir per encetar-lo.

 

La setmana qui ve una part de l’equip redactor del diari serem a Menorca per presentar el monogràfic “Tot Inclòs. Danys i consqüències del turisme a les nostres Illes”

 Es faran dues presentacions:

Dimarts 12 d’agost a partir de les 20:30h a Cas Vesins (C/ de sa Plaça, 39), Ferreries

Dimecres 13 d’agost a partir de les 20:00h al local del GOB, al Molí del Rei (Camí des Castell, 53), Maó

 

Més info a totinclos.noblogs.org

 

divendres 23 . ACCIÓ CONTRA LES MACROROTONDES

JORNADES * Dissabte 3 de maig

MANIFEST DE LA CONCENTRACIÓ CONTRA LES MACROROTONDES, MAÓ 29.03.2014

A continuació publiquem el manifest íntegre que va ser llegit en nom del col·lectiu AIXÍ NO! en la concentració del passat dissabte.

 

Image

 

” Ens trobem avui en aquesta plaça per manifestar el nostre rebuig al projecte de reforma de la

carretera general que té intenció de fer l’equip de govern del PP, al front del Consell Insular.

Una reforma que considerem totalment desmesurada i injustificada, atenent les dimensions de

la mateixa i l’elevat cost econòmic que suposa.

Un projecte que inclou elements d’utilitat tan discutible i d’impacte tan gran com són les

rotondes de dos pisos i de prop de 100m de diàmetre, i que amb el pas de les excavadores

desfigurarà per sempre el paisatge de Menorca.

 

Com a paradigma d’aquesta inutilitat i desmesura tenim la rotonda projectada a Biniai, on no hi

ha cap creuament de camins, ni cap entrada a cap destinació en especial. És un tram de recta

sense cap problema conegut. Enmig d’aquest espai gens problemàtic, a 800 metres del camí de

Talatí en direcció a Alaior, el projecte del Consell Insular dibuixa una gran rotonda, situada un pis

per davall de la carretera.

La carretera actual té 12 metres en el tram que ja hi ha els vorals ampliats, i 9 metres en tota la

resta. L’amplada que agafarà amb la rotonda i els carrils d’accés i sortida que s’hi afegiran és de

90 metres. Si es mesura longitudinalment, l’obra afectarà a uns 500 metres de l’actual carretera.

L’àrea que quedaria transformada és de devers 17.000 m2. , és a dir, gairebé com dos camps de futbol.

Atès que no hi ha cap camí ni entrada principal l’única explicació que es troba és que tot això es

vol fer per si qualcú vol canviar de sentit quan condueix. És a dir, una obra d’aquesta magnitud

només per canviar de sentit, quan amb un senzill sistema de mitja lluna es podria resoldre de

forma segura, eficaç i amb un consum de territori mínim.

Curiosament però, un grup d’empreses de construcció vol posar una planta de reciclatge de

residus d’obra bé al costat d’aquesta rotonda. L’acondicionament de la carretera per accedir a

aquestes instal·lacions l’hauria de pagar de la seva butxaca i d’aquesta manera es pagarà amb

diners públics. Entre aquestes empreses hi ha Antonio Gomila S.A., que casualment és l’empresa

a qui s’ha adjudicat l’execució de les obres. Així que negoci rodó: li paguem un accés que haurien

de pagar ells i a sobre són ells mateixos qui cobren per aquestes obres.

 

El projecte íntegre tindrà un cost de 30 milions d’euros per les arques públiques, en un moment

en que es retalla en aspectes bàsics com la salut, l’educació i les prestacions socials, i quan encara

estem pagant els 96 milions d’euros del dic de Son Blanc, una obra que el temps ha confirmat

que era del tot desproporcionada.

 

Amb l’excusa de lluitar contra la crisi tot s’hi val. S’apel·la a la necessitat de consentir grans

construccions turístiques i infraestructures perquè, diuen, creen llocs de treball i generen

riquesa. Es tracta, en definitiva, de continuar amb el mateix model que ens ha portat a la delicada

situació actual. De seguir insistint en un creixement sense límit, quan els recursos i el territori

són limitats. Com és diu popularment, Pan para hoy, hambre para mañana.

 

Esgotar les reserves, el medi i l’entitat de l’illa no ens portarà res de bo. Es creix però es

destrueix el format del paisatge i l’estil de vida. És una acció suïcida perquè destrueix els motius

que generen sensacions personals intangibles, emocionals, el desig i el plaer de veure i mirar,

d’habitar o visitar aquest entorn tan preuat que tenim.

 

Prest començaran les obres i només si som capaços d’aturar-les podrem seguir gaudint de la

Menorca que coneixem i estimem.

 

Aquest és només el primer de la sèrie de grans projectes que tenen preparats aquells que només

pensen en sumar zeros als seus comptes bancaris, com ens venen anunciant en els darrers mesos, en l’any precisament del 20è aniversari del nomenament de Menorca com a Reserva de la Biosfera. Curiosa manera de celebrar-ho.

I així,quan aquí ja no quedi res que fer malbé com ha succeït a d’altres parts de l’Estat, portaran el seu progrés-destrucció de ciment i asfalt a un altre lloc.

 

Aquesta concentració no és el darrer pas que donarem contra aquesta agressió al territori, més

aviat és el principi de la lluita al carrer, que serà la que pari els peus als qui confonen el haver

guanyat unes eleccions amb tenir el dret a exercir una dictadura de quatre anys, sense cap

voluntat d’escoltar ni de dialogar. Accions que tenen un impacte tan gran sobre el el territori han

de ser consensuades i no imposades, ja que un cop fetes són irreversibles.

 

QUI ESTIMA MENORCA NO LA DESTRUEIX!

PROU ESPECULACIÓ SOBRE EL TERRITORI!

 

NO A LES MACROROTONDES!!! “

 

Image

CONCENTRACIÓ CONTRA LES MACROROTONDES – DISSABTE 29 de MARÇ

Després de l’adjudicació i davant l’imminent inici de les obres de reforma de la carretera general, que inclouen 11 grans rotondes i que té un pressupost de 30 milions d’euros (!), ha arribat l’hora de sortir tots i totes al carrer per expressar el nostre rebuig.

Les protestes locals són efectives. Junts/es podem aturar aquest projecte desmesurat abans que sigui irreversible!

L’obra de la carretera general és imminent

El jutge de Palma ha desestimat la petició de paralitzar les obres de la carretera fins que no hi hagi sentència. A la pràctica, això vol dir que les màquines podran començar a actuar en les pròximes setmanes.

 

macrorotonda

 

Com és sabut, el GOB va interposar un contenciós contra el projecte d’actuació en el tram de Maó a Alaior de la carretera general, al·legant una sèrie de defectes en la tramitació. Amb el temps habitual dels jutjats, és difícil que hi pugui haver sentència abans d’un o dos anys.

Per intentar evitar la possible situació de tenir una sentència favorable al GOB d’aquí un o dos anys, però trobar-nos amb les obres ja fetes, es va fer també la sol·licitud al jutge de paralitzar el projecte de manera cautelar.

L’objectiu era evitar els fets consumats i guanyar temps per poder buscar un acord amb el Consell que reduís l’impacte que el projecte preveu en aquests moments, especialment en les rotondes de dos pisos que s’han projectat vora Biniai (veure foto), al creuer d’Alcaidús i a l’Argentina.

Però aquesta petició no ha estat estimada. La resolució judicial que ara ha sortit  -anomenat Auto- no equival a la sentència, o sigui que el fons del tema no s’ha resolt. Però és evident que s’ha perdut l’oportunitat d’evitar fets irreversibles.

El Consell Insular va adjudicar l’obra a la UTE formada per Dragrados i Antonio Gomila S.A. Les darreres informacions apunten que les màquines podrien començar a operar a finals d’abril.

Per aquest dissabte, dia 29, a les 18 hores, el col·lectiu Així No, ha convocat una concentració contra les macrorotondes a la Plaça del Carme de Maó.

PERQUÈ NO ESCLATA UNA REVOLUCIÓ?

Interessant article per reflexionar sobre s’actual i desconcertant situació de paràlisi davant sa gran opressió social que venim patint.Imatge

¿Te has preguntado alguna vez porqué nadie reacciona ante la infame oleada de opresión y abusos de todo tipo que estamos sufriendo?

¿No te produce perplejidad el hecho de que tras tantas y tantas revelaciones sobre casos de corrupción, injusticias, robos y burlas a la ley y a la población en general, a la cual se le ha robado literalmente el presente y el futuro, no suceda absolutamente nada?

¿Te has preguntado porqué no estalla una Revolución masiva y por qué todo el mundo parece estar dormido o hipnotizado?

Estos últimos años se han hecho públicas informaciones de todo tipo que deberían haber dañado la estructura del Sistema hasta sus mismísimos cimientos y sin embargo la maquinaria sigue intacta, sin ni tan solo un arañazo superficial.

Y esto pone de manifiesto un hecho extremadamente preocupante que está sucediendo justo ante nuestras narices y al que nadie parece prestarle atención.

El hecho de que SABER LA VERDAD YA NO IMPORTA.

Parece increíble, pero los acontecimientos lo demuestran a diario.

La información ya no tiene relevancia.

Desvelar los más oscuros secretos y sacarlos a la luz ya no produce ningún efecto, ninguna respuesta por parte de la población.

Por más terribles e impactantes que sean los secretos revelados.

Durante décadas hemos creído que los luchadores por la verdad, los informadores capaces de desvelar asuntos encubiertos o airear los trapos sucios, podían cambiar las cosas.

Que podían alterar el devenir de la historia.

De hecho, hemos crecido con el convencimiento de que conocer la verdad era crucial para crear un mundo mejor y más justo y que aquellos que luchaban por desvelarla eran el mayor enemigo de los poderosos y de los tiranos.

Y quizás durante un tiempo ha sido así.

Pero actualmente, la “evolución” de la sociedad y sobretodo de la psicología de las masas nos ha llevado a un nuevo estado de cosas.

Un estado mental de la población que no se habría atrevido a imaginar ni el más enajenado de los dictadores.

El sueño húmedo de todo tirano sobre la faz de la tierra: no tener que ocultar ni justificar nada ante su pueblo.

Poder mostrar públicamente toda su corrupción, maldad y prepotencia sin tener que preocuparse de que ello produzca ningún tipo de respuesta entre aquellos a los que oprime.

Ésta es la realidad del mundo en el que vivimos.
Y si crees que esto es una exageración, observa a tu alrededor.

El caso de España es palmario.

Un país inmerso en un estado de putrefacción generalizado, devorado hasta los huesos por los gusanos de la corrupción en todos los ámbitos: el judicial, el empresarial, el sindical y sobretodo el político.

Un estado de descomposición que ha rebosado todos los límites imaginables, hasta salpicar con su pestilencia a todos los partidos políticos de forma irreparable.

Y sin embargo, a pesar de hacerse públicos de forma continuada todos estos escándalos de corrupción política, los españoles siguen votando mayoritariamente a los mismos partidos, derivando, como mucho, algunos de sus votos a partidos subsidiarios que de ninguna manera representan una alternativa real.

Ahí está el alucinante caso de la Comunidad Valenciana, la región más representativa del saqueo desvergonzado perpetrado por el Partido Popular y donde, a pesar de todo, este partido de auténticos forajidos y bandoleros sigue ganando las elecciones con mayoría absoluta.

Una vergüenza inimaginable en cualquier nación mínimamente democrática.

Y desgraciadamente, el caso de Valencia es solo un ejemplo más del estado general del país: ahí tenemos el indignante caso de Andalucía dominada desde hace décadas por la otra gran mafia del estado, el PSOE, que junto con sus socios de los Sindicatos y el apoyo puntual de Izquierda Unida han robado a manos llenas durante años y años.

O el caso de Cataluña con Convergencia y Unió, un partido de elitistas ladrones de guante blanco, por poner otro ejemplo más.

Y es que podríamos seguir así por todas las comunidades autónomas o por el propio gobierno central, donde las dos grandes familias político-criminales del país, PP y PSOE, se han dedicado a saquear sin ningún tipo de recato.

Y a pesar de hacerse públicos todos estos casos de corrupción generalizada; a pesar de revelarse la implicación de las altas esferas financieras y empresariales, con la aquiescencia del poder judicial; a pesar de demostrarse por activa y por pasiva que la infección afecta al Sistema en su generalidad, en todos los ámbitos, imposibilitando la creación de un futuro sano para el país; a pesar de todo ello, la respuesta de la población ha sido…no hacer nada.

La máxima respuesta de la ciudadanía ha sido “ejercer el legítimo derecho de manifestación”, una actividad muy parecida a la que hace la hinchada cuando su equipo de fútbol gana una competición y sale en masa a la calle para celebrarlo.

Es decir, nadie ha hecho nada efectivo por cambiar las cosas, excepto picar cacerolas.

Y el caso de la corrupción política desvelada en España y la nula reacción de la población es solo un ejemplo de entre muchos tantos a lo largo y ancho del mundo.

Ahí está el caso del deporte de masas, azotado como está por la sospecha de la corrupción, de la manipulación y del dopaje y por la más que probable adulteración de todas las competiciones bajo el control comercial de las grandes marcas…y a pesar de ello, sus audiencias televisivas y su seguimiento no solo no se ve afectado, sino que sigue creciendo cada vez más y más y más…

Pero todos estos casos empequeñecen ante la gravedad de las revelaciones hechas por Edward Snowden y confirmadas por los propios gobiernos, que nos han dicho, a la cara, con luz y taquígrafos, que todas nuestras actividades son monitoreadas y vigiladas, que todas nuestras llamadas, nuestra actividad en redes sociales y nuestra navegación en Internet es controlada y que nos dirigimos inexorablemente hacia la pesadilla del Gran Hermano vaticinada por George Orwell en “1984”.

Y lo que es más alucinante del caso: una vez “filtradas” estas informaciones, nadie se ha preocupado de rebatirlas.
¡Ni mucho menos!

Todos los medios de comunicación, los poderes políticos y las grandes empresas de Internet implicadas en el escándalo han confirmado públicamente este estado de vigilancia como algo real e indiscutible.

Como mucho han prometido, de forma poco convincente y con la boca pequeña que no van a seguir haciéndolo…

¡Incluso se han permitido el lujo de dar algunos detalles técnicos!

¿Y cuál ha sido la respuesta de la población mundial cuando se ha revelado esa verdad?

¿Cuál ha sido la reacción general al recibir estas informaciones?

Ninguna.

Todo el mundo sigue absorto con su smartphone, sigue revolcándose en el dulce fango de las redes sociales y sigue navegando las infestadas aguas de Internet sin mover ni una sola pestaña…

Así pues, ¿De qué sirve saber la verdad?

En el caso hipotético de que Edward Snowden o Julian Assange sean personajes reales y no creaciones mediáticas con una misión oculta, ¿De qué habrá servido su sacrificio?

¿Qué utilidad tiene acceder a la información y desvelar la verdad si no provoca ningún cambio, ninguna alteración, ni ninguna transformación?

¿De qué sirve saber de forma explícita y documentada que la energía nuclear solo nos puede traer desgracias, como nos demuestran los terribles accidentes de Chernobyl y Fukushima, si tales revelaciones no surten ni el más mínimo efecto?

¿De qué nos sirve saber que los bancos son entidades criminales dedicadas al saqueo masivo si seguimos utilizándolos?

¿De qué nos sirve saber que la comida está adulterada y contaminada por todo tipo de productos tóxicos, cancerígenos o transgénicos si seguimos comiéndola?

¿De qué nos sirve saber la verdad sobre cualquier asunto relevante si no reaccionamos, por más graves que sean sus implicaciones?

No nos engañemos más, por duro que sea aceptarlo.
Afrontemos la realidad tal y como es.

En la sociedad actual, saber la verdad ya no significa nada

Informar de los hechos que verdaderamente acontecen, no tiene ninguna utilidad real

Es más, la mayoría de la población ha llegado a tal nivel de degradación psicológica que, como demostraremos, la propia revelación de la verdad y el propio acceso a la información refuerzan aún más su incapacidad de respuesta y su atonía mental.

La gran pregunta es: ¿POR QUÉ?

¿Qué nos ha conducido a todos nosotros, como individuos, a este estado de apatía generalizado?

Y la respuesta, como siempre sucede cuando nos hacemos preguntas de este calado, resulta de lo más inquietante.

Y está relacionada, directamente, con el condicionamiento psicológico al que está sometido elIndividuo en la sociedad actual.

Pues los mecanismos que desactivan nuestra respuesta al acceder a la verdad, por más escandalosa que ésta resulte, son tan sencillos como efectivos.

Y resultan de lo más cotidiano.

Simplemente todo se basa en un exceso de información

En un bombardeo de estímulos tan exagerado que provoca una cadena de acontecimientos lógicos que acaban desembocando en una flagrante falta de respuesta.

En pura apatía.

Y para luchar contra este fenómeno, resulta clave saber cómo se desarrolla el proceso…

¿CÓMO SE DESARROLLA EL PROCESO?

Para empezar, debemos entender que todo estímulo sensorial que recibimos está cargado de información.

Nuestro cuerpo está diseñado para percibir y procesar todo tipo de estímulos sensoriales, pero la clave del asunto radica en la percepción de información de carácter lingüístico, entediendo por “lingüistico”: todo sistema organizado con el fin de codificar y transmitir información de cualquier clase.

Por ejemplo, escuchar una frase o leerla implica una entrada de información en nuestro cerebro, de caracter lingüístico.

Pero también lo implica ver el logo de una empresa, escuchar las notas musicales de una canción, ver una señal de tráfico o oir la sirena de una ambulancia, por poner algunos ejemplos…

Una persona en el mundo actual, está sometida a miles y miles de estímulos lingüisticos de este tipo a lo largo de un día normal, muchos de ellos percibidos de forma consciente, pero la inmensa mayoría percibidos de forma inconsciente, que deben ser procesados por nuestro cerebro.

El proceso de captación y procesamiento de esta información lo podríamos dividir básicamente en 3 fases: percepción, valoración y respuesta.

Percepción

Sin lugar a dudas, formamos parte de la generación con mayor capacidad de procesamiento de información a nivel cerebral de la toda historia de la humanidad, con muchísima diferencia, sobretodo a nivel visual y auditivo.

Es más, a medida que nacen y crecen nuevas generaciones, éstas adquieren una mayor velocidad de percepción de información.

Una muestra de ello la podemos encontrar en el propio cine.

Visualiza un antiguo western de John Wayne, en una secuencia cualquiera de acción, como por ejemplo, un tiroteo.

Y después visualiza una secuencia de un tiroteo o de una persecución de coches en una película actual.

Cualquier secuencia de acción de una película actual está trufada de sucesiones rapidísimas de planos de corta duración.

En tan solo 3 o 4 segundos verás diferentes planos: la cara del protagonista conduciendo, la del acompañante gritando, la mano en el cambio de marcha, el pie pisando el pedal, el coche esquivando un peatón, el perseguidor que derrapa, el malo que agarra la pistola, como dispara por la ventanilla, etc…y cada plano habrá durado apenas décimas de segundo.

Las imágenes se suceden a toda velocidad como los disparos de una ametralladora.

Y sin embargo eres capaz de verlas todas y procesar el mensaje que contienen.

Ahora ponte la película de John Wayne.

No encontrarás sucesiones de planos a ritmo de ametralladora, sinó sucesiones de planos mucho más largos en duración y con mayor tamaño de campo visual.

Probablemente, un espectador de la época de John Wayne se habría mareado viendo una película actual, pues no estaría acostumbrado a procesar tanta información visual a tanta velocidad.

Esto es un ejemplo sencillo del bombardeo de información al que está sometido el cerebro de alguien en la actualidad, en comparación con el de una persona de hace tan solo 50 años.

Añádele a esto todas las fuentes de información que te rodean, como la televisión, la radio, la música, la omnipresente publicidad de todo tipo, las señales de tráfico, los diferentes y variados ropajes que viste cada una de las personas con las que te cruzas por la calle y que representan, cada uno de ellos una serie de códigos lingüísticos para tu cerebro, la información que ves en tu móvil, en la tablet, en internet y añádele, además, tus compromisos sociales, tus facturas, tus preocupaciones y los deseos que te han programado tener, etc, etc, etc…

Se trata de una auténtica inundación de información que debe procesar tu cerebro continuadamente.

Y todo ello en un cerebro del mismo tamaño y capacidad que el de ese espectador de los westerns de John Wayne hace 50 años.

Por lo visto, parece que nuestro cerebro tiene capacidad suficiente para percibir tales volúmenes de información y comprender los mensajes asociados a esos estímulos.
Ahí no radica el problema.

De hecho parece que nuestro cerebro disfruta con ello, pues nos hemos convertido en adictos al bombardeo de estímulos.

El problema aparece en la siguiente fase.

Valoración

Es cuando debemos valorar la información recibida, es decir, cuando llega la hora de juzgar y analizarsus implicaciones, que nos topamos con nuestras limitaciones.

Porque, literalmente, no disponemos de tiempo material para hacer una valoración en profundidad de esa información.

Antes de que nuestra mente, por sí misma y con criterios propios, pueda juzgar de forma más o menos profunda la información que recibimos, somos bombardeados por una nueva oleada de estímulos que nos distraen e inundan nuestra mente.

Es por esta razón que nunca llegamos a valorar en su justa medida, la información que recibimos, por importantes que sean sus posibles implicaciones.

Para comprenderlo mejor, vamos a utilizar una analogía, en forma de pequeña historia.

Imaginemos a una persona muy introvertida, que pasa la mayor parte de su tiempo encerrada en casa.

Prácticamente no tiene amigos ni entabla relaciones sociales de ningún tipo.

Ahora supongamos que esa persona baja al supermercado a comprar una botella de leche y cuando va a pagarla, se le cae al suelo y la rompe, causando gran estruendo y manchando su ropa a ojos de todos los clientes y de la cajera.

Cuando esa persona vuelva a su casa, aislada de toda relación y estímulo social, probablemente dará un gran valor a lo acontecido en el supermercado.

Se preguntará por qué le cayó la leche y qué movimiento en falso realizó para que eso sucediera; se preguntará si fue culpa suya o fue culpa de la botella que era demasiado resbaladiza; analizará en su cabeza la mirada de la cajera y los gestos y comentarios de todos y cada uno de los clientes; incluso observará las manchas en su ropa e intentará adivinar lo que pensaban sobre ella las demás personas al verla en esa situación.

Se sentirá ridícula y juzgará aquel acontecimiento meramente anecdótico como mucho más importante de lo que realmente es.

Simplemente porque para ella, ese ridículo en el supermercado será el gran acontecimiento social del día o de la semana.

Y quizás no lo olvide nunca más en su vida.

Ahora sustituyamos a la persona introvertida y sin relaciones por un modelo opuesto. Una persona extrovertida, que pasa el día entero rodeada de gran cantidad de personas y acontecimientos, interactuando frenéticamente con clientes y compañeros de trabajo, hablando por teléfono, concertando citas, comprando, vendiendo, haciendo reuniones, riendo, enfadándose y rematando el día tomando copas con los amigos.

Supongamos que esta persona va a comprar la leche y también se le cae causando gran estruendo y manchándose la ropa.

La valoración que hará del hecho será meramente anecdótica, pues representará un evento más de entre los muchos acontecimientos de carácter social que experimenta a lo largo de la jornada.

Y en pocas horas se habrá olvidado de lo sucedido.

Una persona en la sociedad actual se asemeja mucho al segundo modelo, sometida a gran cantidad de estímulos sensoriales, sociales y lingüísticos.

Para nosotros, toda información recibida es rápidamente digerida y olvidada, arrastrada por la corriente incesante de información que entra en nuestro cerebro como un torrente.

Porque vivimos inmersos en la cultura del twit, un mundo donde toda reflexión sobre un evento dura 140 caracteres.

Y esa es la profundidad máxima a la que llega nuestra limitada capacidad de análisis.

Es por esta razón, por nuestra impotencia a la hora de valorar y juzgar por nosotros mismos el volumen de información al que estamos sometidos, que la propia información que nos es transmitida lleva incorporada la opinión que debemos tener sobre ella, es decir, aquello que deberíamos pensar tras realizar una valoración profunda de los hechos.

Es decir, el emisor de la información le ahorra amablemente al receptor el esfuerzo de tener que pensar.

Ese es el procedimiento que utilizan los grandes medios de comunicación y en un mundo con individuos auténticamente pensantes sería calificado de manipulación y lavado de cerebro.

La televisión es un claro ejemplo de ello.

Fijémonos en un noticiario cualquiera.

Todas las noticias de todos las cadenas estan narradas de forma tendenciosa, de manera que contengan en su redactado y presentación no solo la información que debe ser transmitida, sinó la opinión que debe generar en el espectador.

O más claramente aún, el ejemplo de las omnipreentes tertulias políticas, donde los tertulianos son calificados como “generadores de opinión”.

Es decir, su función es generar la opinión que deberías fabricar por ti mismo.

Así pues, el bombardeo contínuo e incesante de información en nuestro cerebro nos impide juzgar adecuadamente el valor de los hechos, con criterio propio y según nuestros códigos internos.

Nos quita el tiempo que deberíamos tomarnos para sopesar las consecuencias de un acontecimiento y lo fragmenta en pedacitos de 140 caracteres y con ello, convierte en breve y superficial cualquier juicio que emitamos sobre una información recibida.

Resumiendo: nos hace pensar “en titulares” y por norma general, esos titulares ni tan solo los pensamos nosotros mismos, sino que nos son inoculados con la propia información.

Respuesta

Una vez reducido a la mínima expresión nuestro tiempo de valoración personal de los hechos, entramos en la fase decisiva del proceso, aquella en que nuestra posible respuesta queda anulada.

Aquí entran en juego las emociones y los sentimientos, el motor de toda respuesta y acción.

Y es que al fragmentar y reducir nuestro tiempo dedicado a juzgar una información cualquiera, también reducimos la carga emocional que asociamos a esa información.

Observemos nuestras propias reacciones: podemos indignarnos mucho al conocer una noticia cualquiera, ofrecida en un noticiario, como por ejemplo el desahucio forzoso de una familia sin recursos, pero al cabo de unos segundos de recibir esa información, somos bombardeados por otra información distinta que nos lleva a sentir otra emoción superficial diferente, olvidando así la emoción anterior.

Para decirlo de forma gráfica y clara: de la misma manera que nuestra capacidad de juicio y análisis queda reducida a un twit, nuestra respuesta emocional queda reducida a un emoticono.

Y aquí es donde reside la clave del asunto.
Es en este punto donde queda desactivada nuestra posible respuesta.

Para comprenderlo mejor, volvamos a la analogía de las personas introvertida y extrovertida que rompían la botella de leche en el supermercado.

La persona introvertida encerrada en su hogar, que ha otorgado un valor más profundo a los hechos acontecidos en el supermercado seguirá dándole vueltas al asunto una y otra vez.

Es decir, no olvidará fácilmente las emociones vinculadas al ridículo que sintió en ese momento y con mucha probabilidad, esa exposición continuada a sus propias emociones acabará desembocando en un sentimiento de incomodidad ante la posibilidad de volver al lugar de los hechos.

Así pues, es muy posible que esa persona no vuelva durante un tiempo a comprar en ese supermercado, aunque eso implique que ha que ir bastante más lejos a comprar la leche.

Hasta el punto de llegar a fabricar un sentimiento de repulsa hacia el propio establecimiento y las personas que la vieron hacer el ridículo.

Es decir, la energía emocional que habrá volcado sobre ese hecho concreto, habrá terminado desembocando en una reacción efectiva ante el hecho en sí.

Sin embargo, la persona extrovertida volverá sin ningún problema al supermercado a comprar leche, pues en su mente, el suceso llevará asociada muy poca carga emocional.

Como mucho, quizás se ruborice un poco al ver a la cajera o a algún cliente.

Es decir, la persona extrovertida, no emprenderá acciones efectivas y tangibles derivadas del suceso de la botella de leche.

Más allá de las valoraciones que hagamos sobre estos personajes inventados, estos ejemplos nos sirven para demostrar que el bombardeo incesante de información al que estamos sometidos acaba desembocando en una fragmentación de nuestra energía emocional y por ello acabamos ofreciendo una respuesta superficial o nula.

Una respuesta que en momentos como el que vivimos, intuímos debería ser mucho más contundente y que sin embargo, no llegamos a generar porque carecemos de energía suficiente para hacerlo.

Y todos observamos desesperados a los demás y nos preguntramos “¿Por qué no reaccionan? ¿Por que no reacciono yo?”

Y esa impotencia desemboca, al final, en una sensación de frustración y apatía generalizadas.

Ésta parece ser la razón básica por la que no se produce una Revolución cuando, por la lógica propia de los acontecimientos, debería producirse.

Se trata pues, de un fenómeno meramente psicológico.

Éste es el mecanismo básico que aborta toda respuesta de la población ante los continuos abusos recibidos.

La BASE sobre la que se sustentan todas las manipulaciones mentales a las que estamos sometidos actualmente.

El mecanismo psicológico que mantiene a la población idiotizada, dócil y sumisa

Lo podríamos resumir así:

El excesivo bombardeo de información nos impide tomarnos el tiempo necesario para otorgar el valor adecuado a cada información recibida y con ello, nos impide asociarle la suficiente carga emocional como para generar una reacción efectiva y real.

¿CONSPIRACIÓN O FENÓMENO SOCIAL?

Poco importa si todo esto forma parte de una gran conspiración para controlarnos o si hemos llegado a este punto por la propia evolución de la sociedad, porque las consecuencias son exactamente las mismas: los más poderosos harán lo posible por mantener estos mecanismos en funcionamiento; incluso fomentarán tanto como puedan su desarrollo, simplemente porque les beneficia.

De hecho, la propia revelación de la verdad favorece estos mecanismos.

A los más poderosos ya no les importa mostrarse tal y cómo son ni desvelar sus secretos, por sucios y oscuros que éstos sean.

Revelar estas verdades ocultas contribuye en gran medida a aumentar el volumen de información con el que somos bombardeados.

Cada secreto sacado a la luz crea nuevas oleadas de información, que puede ser manipulada e intoxicada con datos adicionales falsos, contribuyendo con ello a la confusión y al caos informativo y con ello a nuevas oleadas secundarias de información que nos aturdan aún mas y nos suman más profundamente en la apatía.

Si combinamos esta apatía, fruto de la poca energia emocional con la que intentamos responder, con las tremendas dificultades que el propio sistema nos pone a la hora de castigar a los responsables, se generan nuevas oleadas de frustración, cada vez más acusadas, que nos llevan, paso a paso, a la rendición definitiva y a la sumisión absoluta.

Así pues, no lo dudes: a las personas que ostentan el poder les interesa bombardearte con enormes volúmenes de información lo más superficial posible

Porqué una vez instaurada en la sociedad esta forma de interactuar con la información recibida, todos nosotros nos convertimos en adictos a ese incesante intercambio de datos.

El bombardeo de estímulos representa una auténtica droga para nuestro cerebro, que cada vez necesita más velocidad en el intercambio de informaciones y exige menos tiempo para tener que procesarlas.

Nos sucede a todos: cada vez nos cuesta más dedicar tiempo a leer un artículo largo cargado de información estructurada y razonada.

Exigimos que sea más resumido, más rápido, que se lea en una sola línea y que se ingiera como una pastilla y no como un ágape decente.

Nuestro cerebro se ha convertido en un drogadicto de la información rápida, en un yonqui ávido de contínuos chutes de datos que ingerir, a poder ser pensados y analizados por cualquier otro cerebro, para no tener que hacer el esfuerzo de fabricarnos una compleja y contradictoria opinión propia.

Porque odiamos la duda, pues nos obliga a pensar.

Ya no queremos hacernos preguntas.

Solo queremos respuestas rápidas y fáciles.

Somos y queremos ser antenas receptoras y replicadoras de información, como meros espejos que rebotan imágenes externas.

Pero los espejos son planos y no albergan más vida en ellos que la que reflejan proviniendo del exterior.

Hacia ahí se dirige el ser humano de forma acelerada.

¿Vamos a permitirlo?

CONCLUSIÓN

Quizás todo lo expuesto anteriormente no es lo que querías escuchar.

Es poco estimulante y resulta algo complicado y farragoso, pero las realidades complejas no pueden reducirse a un ingenioso titular en forma de twit.

Para emprender una transformación profunda de nuestro mundo, para iniciar una auténtica Revolución que lo cambie todo y nos lleve a una realidad mejor, deberemos descender hasta las profundidades de nuestra psique, hasta la sala de máquinas, donde estan en marcha todos los mecanismos que determinan nuestras acciones y movimientos.

Ahí es donde se está dirimiendo la auténtica guerra por el futuro de la humanidad

Nadie nos salvará desde un púlpito con brillantes proclamas y promesas de una sociedad más justa y equitativa.

Nadie nos salvará sólo contándonos la supuesta verdad, ni desvelando los más oscuros secretos de los poderes en la sombra.

Como acabamos de ver, la información y la verdad ya no tienen importancia, porque nuestros mecanismos de respuesta están averiados.

Debemos descender hasta ellos y repararlos; y para conseguirlo, debemos saber cómo funcionan.

Para ello no será necesario hacer un complejo curso de psicología: observando con atención y razonando por nosotros mismos podemos conseguirlo.

Porque no se trata de algo esotérico ni fundamentado en creencias extrañas de carácter Místico, Religioso o New Age.

Es pura lógica: No hay revolución posible sin una transformación profunda de nuestra psique a nivel individual.

Porque nuestra mente está programada por el Sistema.
Y por lo tanto, para cambiar ese Sistema que nos aprisiona, antes debemos desinstalarlo de nuestra mente.

¿Tú lo vas a hacer?

Fuente: Gazzetta del Apocalipsis

Info relacionada: 

“La doctrina del shock… ¿hasta cuándo?”

“El monocultivo del pensamiento”

Artículos de denuncia social en Altermon

Artículos sobre desinformación en Altermon

SORPRENDE Y NO SORPRENDE

Versión en castellano

 

 

aixi no

 

Sorprèn i no sorprèn que al llarg de tota la carretera general hagin aparegut desenes de pintades de gran tamany expressant el sentir de bona part de la gent de Menorca… i que cap mitjà de premsa de l’illa se n’hagi fet el més mínim ressó.

AIXI NO!

Amb aquestes paraules es volen dir moltes coses: AIXÍ NO! a la reforma salvatge i innecessària de la carretera general, AIXÍ NO! a labocament de residus tòxics a la mar, AIXÍ NO! al macroprojecte de port esportiu a Fornells, AIXÍ NO! a les prospeccions petrolíferes a la costa nord de l’illa, AIXÍ NO! a la modificació interessada del PTI, per a fer més rics als rics amb l’excusa de lluitar contra la crisi…

AIXÍ NO! en definitiva a qualsevol forma de creixement neoliberal, que només persegueix l’enriquiment d’uns pocs i atempta greument contra les persones i el territori  de Menorca.

CAMINADA per sa CARRETERA GENERAL contra ses noves megarotondes

caminada Me1 21 abril

 

Hi ha un canvi de dates de sa caminada per sa carretera general!
Finalment serà  els dies 11 i 12 DE MAIG

Un grup de joves però, els Trucs, de s’Agrupament Escolta Sant Bartomeu de Ferreries, ha decidit dur envant una caminada per sa carretera Me1 de Ferreries a Ciutadella per es dia 21 d’abril com s’havia inicialment programat, partint a les 9:30h de davant s’ajuntament de Ferreries. Esteu totes convidades a unir-vos-hi!!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: